¡Atención! Pregunta: ¿Cómo deben ser las gafas ideales para conducir?

En el momento en el que nos ponemos delante de un volante, entran en juego múltiples factores. Aquí, la vista es el más importante de todos. Conducir es un acto complejo donde hay que poner todos los sentidos en funcionamiento. Por ello, si necesitas gafas para conducir, hay que tener en cuenta el tipo de cristal más adecuado para la conducción.

1. Tratamiento antirreflejante: es uno de los más recomendables para las gafas de conducción, ya que evita el deslumbramiento, reduce la cantidad de luz que llega a los ojos, elimina los reflejos y previene el cansancio visual. Este filtro facilitará que se reduzca en un alto porcentaje el resplandor de las luces de los vehículos que nos encontramos de frente durante la conducción. Además, nuestro rendimiento visual también mejorará notablemente. La diferencia entre la visión a través de unas lentes con tratamiento antirreflejante o sin él es similar a mirar a través de una ventana, o bien abrir la ventana y ver directamente el exterior, sin tamices artificiales. Si conducimos por la noche y llevamos un tratamiento antirreflejante en nuestras lentes, las luces de los coches que circulan de frente a nosotros no nos molestarán.

2. Lentes amarillas: sean o no graduadas, al conducir de noche se recomienda el uso de gafas con lentes de color amarillo porque son capaces de filtrar la luz azul, la violeta y parcialmente la verde, lo que aumenta el contraste de la visión.

3. Gafas de sol: una fotoprotección ocular adecuada, mediante gafas de sol, puede atenuar y evitar los efectos de la radiación, que se traducen en una serie de riesgos en carretera. Situaciones como conducir con el sol de frente al amanecer y al atardecer, con los reflejos en el asfalto mojado o con los destellos de la luz del mediodía sobre el capó de otros vehículos provoca, en muchos casos, pérdida temporal de visión, incrementando el riesgo de accidentes de tráfico.

4. Lentes polarizadas: algunas gafas de sol pueden ser muy oscuras o, simplemente, no recomendables para la conducción. Las mejores gafas de sol para conducir son las que contienen lentes polarizadas, que reducen el deslumbramiento y facilitan la visión en días muy luminosos.

5. Gafas cómodas y con buen campo de visión: tanto para conducir como para cualquier otro aspecto de la vida en general, es muy recomendable que la montura de nuestras gafas sea ligera, que no nos pese demasiado, y que no limite mucho nuestro campo visual. Por eso, escoge materiales ligeros y gafas que no tengan los cristales demasiado pequeños. Al volante, la estética es menos importante que la salud.

Tanto si necesitas gafas graduadas como si quieres adquirir unas gafas de sol, en Alva Ópticos estamos para ayudarte. Acude a nuestros centros y te recomendaremos las más apropiadas para la conducción en función de tus necesidades visuales.

Extraído de: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)   –   Fotografías: www.google.es

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.