Todo lo que tienes que saber sobre el mantenimiento de tus lentes de contacto

A la hora de utilizar lentes de contacto, surgen muchas cuestiones: ¿Se pueden limpiar con agua? ¿Todas las soluciones de mantenimiento son iguales? Estas y otras dudas son las que tienen los usuarios que se enfrentan por primera vez a las lentes de contacto.

Al usar este tipo de lentes, hay que tener muy en cuenta las medidas de higiene para evitar infecciones o problemas. Fotografía: www.google.es

Al igual que todos los materiales sintéticos, en las lentes de contacto puede producirse una acumulación de microorganismos y depósitos que, si no son eliminados, podrían provocar una disminución de la comodidad y la visión. Las lentes de contacto ofrecen muchas ventajas, pero, para garantizar una satisfacción total, debemos ocuparnos de su adecuada limpieza y mantenimiento.

A continuación, te explicamos las normas básicas de higiene y cuidado que debes tener en cuenta:

  1. Lávate y seca bien las manos antes de manipular las lentes de contacto para reducir el riesgo de infecciones.

  2. Usa solo las soluciones de lentes de contacto recomendadas por el profesional.

  3. No utilices las soluciones más allás de su fecha de caducidad.

  4. Las soluciones salinas estériles sirven para aclarar las lentes, no para su limpieza y desinfección.

  5. Frota y enjuaga las lentes siguiendo las recomendaciones de tu óptico-optometrista.

  6. Cierra bien los frascos después de utilizarlos.

  7. No rellenes las soluciones en el portalentes.

  8. Tira siempre la solución después de cada uso.

  9. No expongas las lentes de contacto a cualquier agua, sea del grifo, embotellada, destilada, etc.

  10. No limpies nunca las lentes de contacto con tu boca, ya que la saliva no es una solución estéril.

  11. Limpia, aclara y deja secar al aire tu portalentes cada vez que te pongas las lentes. Incluso puedes darle la vuelta para que se seque el exceso de solución, ya que el portalentes puede ser una fuente de crecimiento bacterial.

  12. Cambiar de portalentes cada 3-6 meses.

  13. No traspases la solución de lentes de contacto a recipientes más pequeños con tamaño de viaje, ya que esto puede afectar a la esterilidad de la solución.

  14. Los productos para el cuidado de las lentes no se deben exponer a la luz solar directa.

La higiene de las manos en el momento de la manipulación de las lentes de contacto es fundamental para evitar infecciones. Fotografía: www.google.es

Ante cualquier duda, acude a tu óptico-optometrista de confianza. Las lentillas o lentes de contacto son cada vez más utilizadas por su comodidad y manejabilidad. Sin embargo, para un correcto uso debes seguir estas breves recomendaciones que hemos expuesto.

 

Extraído de: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.