Mira el Otoño…con gafas de sol

En otoño e invierno también hay que seguir disfrutando de las múltiples ventajas para nuestros ojos que nos proporcionan las gafas de sol.

 

Uno de los encantos del otoño es salir a la montaña a realizar una excursión o a practicar nuestro deporte preferido y a disfrutar de los preciosos paisajes que nos regala esta estación. No pases por alto que en la montaña es muy importante proteger adecuadamente nuestros ojos de la radiación solar.

MÁS ALTURA, MÁS RADIACIÓN

Parece contradictorio, pero lo cierto es que la radiación UV es más intensa en la montaña que en la playa. Esto se debe a que cuanto mayor es la altitud, menor es la atenuación que la atmósfera ejerce sobre los rayos del sol, de ahí que sea más intensa. En concreto, cada 300 metros de altitud, la intensidad de la radiación aumenta un cinco por ciento, por lo que por poco que subamos, estaremos más expuestos a los efectos nocivos del sol que a nivel del mar.

 

TEN EN CUENTA: La principal característica que tienen que tener las gafas de sol es, como indicamos siempre, que sean homologadas, para asegurarnos de que son de calidad y no dañarán nuestros ojos.

EFECTOS NOCIVOS

Un día de disfrute en la montaña puede dejar de serlo si no nos protegemos adecuadamente de la radiación ultravioleta, la cual está presente tanto en días grises como despejados. Las consecuencias de esta radiación ultravioleta es que acelera la aparición de ciertos tipos de cataratas y de la degeneración macular asociada a la edad, dos de los problemas de salud ocular más frecuentes durante la madurez. A esto hay que sumarle que también puede ser el origen de conjuntivitis y fotofobias, a corto plazo, así como queratoconjuntivitis y úlceras crónicas si nos exponemos constantemente a este tipo de radiación.

Por esta razón, siempre debemos usar gafas de sol en la montaña, especialmente si entre nuestros hobbies está algún deporte que se practique en ella; aunque tampoco hay que olvidarlas si subimos de forma esporádica, ya que una hora de exposición es suficiente para que se produzca una quemadura ocular, conocida como fotoqueratitis.

Para protegernos de las radiaciones ultravioletas nuestras gafas de sol deberán llevar un filtro con el 100% de absorción de esta dañina radiación. Recordar que si solo utilizamos filtros limitando la luz que llega al ojo, nuestras pupilas se dilatan y permiten el paso de los rayos ultravioletas, por tanto nuestras gafas de sol deberán cuidar ambos aspectos para la perfecta protección de nuestros ojos.

 

Todas las gafas de sol que ofrecemos en nuestras ópticas cumplen las condiciones requeridas para su uso según los distintos ambientes luminosos.

 

¿SABÍAS QUÉ…? Existen cuatro categorías de lentes:

  • 0: muy claras, absorben de 0% a 19% de luz.

  • 1: oscura, filtro es capaz de absorber entre un 20% y un 56% de luz.

  • 2: coloreadas, absorben entre el 57% al 81% de luz.

  • 3: bloquean entre un 82% y un 92% de luz.

  • 4: zonas de alta montaña, son capaces de absorber hasta el 98% de la luz.

Este fin de semana….senderismo: Si tu afición es practicar senderismo debes elegir unas gafas de sol con filtro de categoría 3, e incluso 4, dependiendo de la altitud a la que vayas a llegar.

 

 

Fuente: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.