Signos que avisan de problemas oculares

Conforme cumplimos años empezamos a sufrir los achaques propios del paso del tiempo, que también afectan a nuestros ojos.

Presencia de elementos flotantes en nuestro campo visual. Normalmente estos se asocian a una condición benigna denominada desprendimiento de vítreo, que se produce cuando el interior gelatinoso del ojo se licua y se separa de la retina. Por ello, hay que visitar al especialista inmediatamente para evitar una grave pérdida visual.

 

Sensación de que una cortina oscura cubre el campo de visión. Al igual que en el caso anterior, puede estar causada por un desprendimiento de retina, que ocurre cuando la retina se separa de los vasos sanguíneos que la alimentan (coroides).

 

Dolor muy agudo, enrojecimiento, náuseas y vómitos repentinos. Estos síntomas podrían ser indicativos de un glaucoma de ángulo estrecho, que puede dañar el nervio óptico y requiere un tratamiento inmediato.

 

Estrechamiento gradual o repentino del campo de visión, de tal manera que solo se perciben los objetos situados en la parte central.

 

Pérdida de la visión central y percepción distorsionada de las líneas rectas como si fuesen curvas. La pérdida de la visión central es el síntoma más evidente de la degeneración macular. Aunque en el pasado no existía un tratamiento efectivo, hoy en día sí resulta posible detener la pérdida visual.

Visión borrosa y percepción más tenue de los colores brillantes, con halos alrededor de las luces por la noche. Estos cambios de visión pueden deberse a las cataratas que, aunque tienden a empeorar con el paso del tiempo, no constituyen una emergencia médica. No obstante, a medida que el cristalino del ojo continúa emborronándose resulta necesario someterse a una cirugía de cataratas para el implante de una lente intraocular. Si se espera demasiado tiempo, se incrementa el riesgo de complicaciones como el glaucoma.

 

Lagrimeo excesivo o sensación de arenilla, irritación o dolor en la superficie ocular. Estos síntomas se suelen asociar con el síndrome de ojo seco, una molestia más que una amenaza para nuestra salud ocular. Con el paso de los años, la producción y calidad de las lágrimas tiende a disminuir, lo que se puede compensar con soluciones recomendadas por el óptico-optometrista para aliviar la sequedad.

 

Visión doble o percepción de imágenes fantasma. La visión doble puede atribuirse a muchas condiciones oculares, pero, en algunos casos, indica la existencia de un problema de salud subyacente, como el ictus, que requiere una visita inmediata al especialista.

 

Visión borrosa repentina. A partir de los sesenta años se incrementa la probabilidad de desarrollar alteraciones retinianas que deben ser tratadas lo antes posible, por lo que resulta fundamental visitar al especialista en salud visual para un tratamiento temprano, en caso de que sea necesario.

 

Desde ALVA ÓPTICOS recomendamos…exámenes periódicos, ya que son la mejor manera de velar por la salud visual, especialmente al alcanzar la madurez.

 

 

Fuente: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.