Abre y cierra «el telón»…de tu mirada

Puede parecer algo banal. Sin embargo, el hecho de abrir y cerrar los ojos, parpadear, es fundamental para mantener una óptima salud visual.

 

 

El párpado es un membrana que cubre la parte externa de los ojos y su misión no es otra que la de proteger a los ojos; con la ayuda de otros colaboradores, como son las pestañas. Los párpados tienen unas funciones muy concretas y, a la vez, fundamentales para tus ojos:

  • Mantienen una óptima higiene.

  • Es vital. Con este aparente y sencillo gesto se mantienen limpios e hidratados de forma continua.

  • Evitan posibles lesiones. Es un acto reflejo, por ejemplo, cerrar los ojos cuando un objeto se aproxima.

  • Cuidan de que las luces brillantes lleguen a molestar.

  • Cerrar los ojos también permite relajarnos.

¿SABÍAS QUÉ…? Existe un tipo de lenguaje no verbal. En este tipo de código no verbal, parpadear deprisa es un claro signo de ansiedad. Algunas personas empiezan a parpadear los ojos muy rápido (en conjunción con un aumento del ritmo cardíaco), cuando se ponen nerviosos.

NO ES TAN SENCILLO

En un abrir y cerrar de ojos. Con esta frase simbolizamos la facilidad para hacer algo, pero puede que no sea tan cierto este dicho. El hecho de parpadear, un acto semi involuntario, requiere que el párpado superior sea capaz de ejercitar abrir y cerrar; lo logra gracias al músculo elevador. Por su parte, el párpado inferior también tiene un objetivo: realiza un movimiento oblicuo, para llevar toda la lágrima al punto lagrimal.

Este gesto suele variar. No parpadeamos de la misma forma durante todo el día. Ni si quiera todas las personas parpadean el mismo número de veces. Depende del trabajo que estemos realizando, del nivel de concentración que requiera la tarea, la sequedad ocular, nuestro nivel emocional, si llevamos lentes de contacto… El número normal de parpadeos por minuto en una persona sin complicaciones visuales es 14,5 y el ojo permanece 0,4 segundos cerrados en cada uno de ellos.

 

NI UN SOLO MINUTO

Un solo minuto sin parpadear y puedes sufrir una desecación lagrimal en la córnea y comenzamos a sentir molestias. Según los expertos, la frecuencia del parpadeo oscila entre las 5 y las 15 veces por minuto, aunque esto depende de muchos factores. Entre ellos, los más importantes son la producción de lágrima de cada persona, la humedad ambiental, los agentes irritantes de la atmósfera, la intensidad luminosa, la edad y la atención que se esté prestando a un tema. Así, cuanto más interés suscita éste en nosotros, menos parpadeo se produce.

 

¡AHORA, TE TOCA A TI! EJERCITA TU PARPADEO

Realizar sencillos parpadeos, además de mantener bien hidratados tus ojos, te servirán para mantener una bonita mirada. Fortalece los músculos y ¡evitarás la caída de tus párpados!:

  • ¡Se abre el telón! Imagina que tus ojos son el telón de un teatro. Realiza 10 parpadeos completos (cerrar, abrir y cerrar).

  • Parpadeo fuerte: Contrae con fuerza tus párpados, apretando los ojos, los puños y todos los músculos de la cara. A continuación abre al máximo los ojos, puños y estira la cara abriendo la boca. Repite 5 veces. A continuación realiza siempre parpadeos rápidos.

  • Parpadeos rápidos, como aleteos de mariposa; rápidos durante 7 segundos. Al terminar, cierra los ojos para relajarte.

  • Parpadea cada ojo por separado.

  • Rota los ojos hacia arriba,abajo, izquierda y derecha. Realiza cuatro series de 20 repeticiones.

 

Fuente: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.