Un abanico de color en tus ojos

Las utilizas para ver bien, pero también para “verte” bien. Este otoño, juega con el color y ¡con todas las garantías!.

 

Las lentes de contacto, además de mejorar tu visión, son también un producto cosmético que te permite cambiar la apariencia. La oferta es muy amplia. Puedes encontrar una gran gama de colores, materiales y precios. Sin embargo, a la hora de adquirir unas lentes de contacto de colores no sólo hay que tener en cuenta la estética. Como producto sanitario que son, hay que seguir ciertas recomendaciones para evitar posibles daños y complicaciones. No te arriesgues y acude a un establecimiento sanitario óptico.

 

CAMBIO RADICAL

Las lentes de contacto de color se comercializan graduadas, pero también pueden ser adquiridas por personas que no necesiten ningún tipo de corrección visual. Según el tipo de cambio que quieras (radical o moderado):

  • Tintado translúcido (o de realce) No cambian radicalmente tu color, sino que lo realzan, aportándole otro matiz. El color resultante será una combinación del color original de tus ojos con el tintado de la lentilla, ya que la lente translúcida deja ver tu iris, pero altera su color.

  • Tintado opaco Con ellas cambiarás totalmente el color natural de tus ojos, ya que son colores opacos y cubren el color original de tus ojos.

  • Fantasía Si lo que pretendes es sorprender y evitar cualquier tipo de apariencia natural, éstas son tus lentes de contacto. Son un tipo especial de colores opacos. Pueden imitar ojos de animales, de vampiros, símbolos, etc. ¡Ideal para Halloween!

 

Recuerda que las lentes de contacto de color son un producto sanitario. No te arriesgues. Acude a tu establecimiento sanitario, siempre respaldados por profesionales de la visión. Exige siempre las máximas garantías de seguridad.

 

¿CUÁL ES TU COLOR?

Antes de pensar en los diferentes colores que puedes elegir, piensa si quieres que tu entorno se de cuenta de inmediato que tus ojos han cambiado de color o bien, apuestas por un discreto cambio.

Si optas por un cambio radical:

  • Si el color natural de tu piel y cabello tienen tonalidades frías elige lentes de contacto de tonos cálidos como marrones claros o avellana.

  • Si tu tez es oscura apuesta por colores brillantes como azules, verdes o violetas, ¡llamarán mucho la atención!

  • Si tus ojos son marrones, las lentes azuladas o violetas transformarán radicalmente tu look habitual.

Si optas por un matiz nuevo:

  • Buscar lentes de contacto que maticen tu color natural, pero que no lo cambien radicalmente.

  • Usar del mismo color base que tus ojos, de modo que resalten los bordes del iris y hagan su tono más profundo.

  • Si tienes los ojos azules, puedes probar con verdes o grises.

  • Si tu piel, cabello y ojos son de tonos cálidos (marrones, rojizos, anaranjados) puedes probar con lentes de color avellana de tono más o menos claro según tus gustos.

 

¿Sabías qué…? Si observas ante un espejo tus ojos podrás ver cómo no son de un color uniforme. Fíjate en que las líneas de diferentes tonalidades. Los fabricantes de lentes de contacto de color imitan estos patrones y sus productos presentan puntos y líneas de distintos tonos.

 

 

¿HAY RIESGOS?

Las lentes de contacto de color, justo en la zona central -donde está tu pupila- no tiene dibujo alguno, para no dificultar la visión. Es fundamental que estas lentes de color se adapten completamente a tus ojos para evitar problemas. Ten en cuenta:

  • No se pueden prestar. Aunque son objetos cosméticos, las lentes de contacto pueden llegar a transmitir diversas bacterias, que pueden causar infecciones serias. Además, las que se adaptan a tus ojos puede que no sean las apropiadas para otras personas.

  • En ocasiones, la lente se puede desplazar de su posición (por ejemplo, al pestañear), cubriendo parcialmente la pupila.

  • Mantén los cuidados, limpieza y conservación adecuados. Pregunta y sigue siempre las indicaciones de tu óptico-optometrista.

 

 

 

Fuente: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

1 comentario on “Un abanico de color en tus ojos”

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *