Bienestar visual: consejos para evitar la fatiga visual

¿Cuántas horas pasas delante del ordenador? ¿Y delante de la televisión o mirando tu smartphone? La vida se ha informatizado y, parece ser, que nuestros hábitos también. Cada vez pasamos más tiempo delante de pantallas: trabajando, estudiando o disfrutando en el tiempo de ocio, pero siempre delante de una pantalla. Este “abuso” digital puede producir “fatiga visual”.

 

Es muy frecuente. Se calcula que hasta un setenta por ciento de la población sufre de fatiga visual. Tus ojos tienden a fatigarse más con la visión cercana que con la lejana. La razón es muy sencilla: la clave está en un pequeño músculo en el interior de tu ojo (músculo ciliar). La contracción de este músculo es la responsable de que el cristalino cambie de forma y se haga más esférico, aumentando la capacidad de refracción. Es decir, es el encargado de enfocar.

¿TUS OJOS ESTÁN FATIGADOS?

Si al final del día, actividades como leer, ver la tele o bucear por Internet te suponen un gran esfuerzo, puede que sufras de fatiga visual. Sus síntomas son:

  • Molestias oculares: tensión, pesadez de ojos, picores, quemazón, necesidad de frotarse los ojos, somnolencia, escozor ocular, aumento del parpadeo…

  • Trastornos visuales: dificultad al percibir los caracteres en las pantallas, visión borrosa al mirar de lejos, diplopia (visión doble)…

  • Síntomas extraoculares: cefaleas, vértigos y sensaciones de desasosiego y ansiedad, además de molestias en la nuca y la columna vertebral.

 

PON REMEDIO…El primer paso, sin duda, es acudir a tu Óptico-Optometrista. Una revisión podrá ponerle nombre y remedio a los síntomas.

 

¿QUÉ HACER EN EL TRABAJO?

  • Haz descansos cada cierto tiempo. Una pausa de 5 minutos por cada hora de lectura será suficiente.

  • Los trastornos relacionados con el Síndrome de Fatiga Visual son provocados por trabajar reiteradamente a la misma distancia y realizar las mismas actividades musculares. Para descansar los ojos, alterna la visión entre un objeto cercano y otro lejano (mirando por la ventana, por ejemplo).

  • Recuerda que es necesario parpadear. Debido a la concentración, solemos hacerlo mucho menos de lo normal. Si la frecuencia media del parpadeo es de 20 veces por minuto, cuando fijamos la visión, solemos hacerlo sólo 5 veces por minuto. Si aún así notas que tienes los ojos secos, también puedes recurrir a un colirio.

  • Ajusta el brillo y contraste de la pantalla para que esté en consonancia con la iluminación de la zona de trabajo. Reducir la luz ambiental nos permitirá poder suavizar el brillo del monitor, mejorando así la visualización del texto.

  • Asegúrate de que tienes la luz apropiada, mejor si es natural. Pero recuerda que el exceso de luz también puede ser perjudicial. No coloques la pantalla de frente o de espaldas a una ventana o cualquier fuente de luz directa. Opta mejor por una iluminación lateral. Evita los reflejos. Es importante tener en cuenta la posición de la pantalla respecto de las fuentes de luz.

  • Si nuestro monitor de sobremesa o portátil lo permite deberíamos aumentar la velocidad de refresco de la pantalla. 70-75 Hz ya que se considera una buena medida para reducir la fatiga visual.

NO OLVIDES…

El Óptico-Optometrista es la persona que puede darte todas las recomendaciones. Por ejemplo, puede recomendarte una serie de terapias visuales para evitar esta fatiga visual y, en caso de que la padezcas, la mejores. Además:

  • Utiliza máscaras de frío y calor.

  • Masajea la cabeza (las sienes) con movimientos circulares.

  • Evita la deshidratación de la superficie ocular.

 

Fuente: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.