Alimentación: Vitaminas que alimentan tus ojos

¿Sabías que más del 70 por ciento de las enfermedades se pueden prevenir a través de una alimentación equilibrada y la actividad física? La alimentación contribuye a prolongar una óptima salud visual y así, evitar futuros problemas. ¿Qué comer para tener una mirada perfecta?

 

 

Problemas visuales, como las cataratas o la degeneración macular, -muy frecuentes – pueden acelerarse por no vigilar el sobrepeso, el colesterol y la hipertensión arterial. La explicación es sencilla: los vasos sanguíneos de los ojos son muy pequeños y todas las alteraciones continuadas en el sistema cardiovascular pueden dañarlos y perjudicar la visión a largo plazo. La dieta es, por tanto, fundamental para preservar la salud ocular.

 

VITAMINA A

Es una de las vitaminas indispensables para la salud visual, ya que aseguran un buen funcionamiento y mantenimiento de la visión. De hecho, la vitamina A es también conocida como retinol, ya que produce los pigmentos de la retina del ojo.

Una carencia en esta vitamina puede producir diversos síntomas como: problemas en la visión nocturna; sequedad conjuntiva; inflamación de los párpados y ciertas ulceraciones de la córnea. ¿Dónde puedes encontrar esta vitamina? El tópico “la zanahoria es buena para la vista” tiene argumentos científicos. Contiene vitamina A y betacarotenos. Pero, no solo las zanahorias son una rica fuente de esta vitamina: las hortalizas y verduras de hojas verdes, frutas amarillas y anaranjadas (melocotón, albaricoque, mango, melón), tomates, pescado, queso y aceite de hígado de pescado, también son ricas en vitamina A.

VITAMINA B2 O RIBOFLAVINA 

Contribuye a la asimilación de azúcares y yodo. Su falta en el organismo puede crear alteraciones importantes como fotofobia (molestia ocular en presencia de luz brillante). La cantidad recomendada es de 2 miligramos diarios, que se obtiene a partir de una alimentación sana y equilibrada. No te puede faltar: hígado de ternera o buey y todo tipo de vísceras.

 

VITAMINA C

La vitamina C, en general, ayuda a estimular nuestro sistema inmunitario, influye en la regeneración de las capas epiteliales o mucosas de las vías respiratorias y es un potente antioxidante. Entre los alimentos más ricos en vitamina C podemos citar la frambuesa, cebolla, hortalizas de hojas verdes, tomates, cítricos (naranjas y limones) y pomelos.

 

VITAMINA E

Por su parte, la vitamina E es un potente antioxidante que ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento ocular. Entre los alimentos más ricos en vitamina E, y que no deberían de faltar en una dieta equilibrada, puedes incluir aceites vegetales, germen de trigo, frutos secos, legumbres y hortalizas. Son muchos los estudios que demuestran que el trabajo en equipo de las vitaminas C y E pueden llegar a retrasar la aparición de cataratas y de la degeneración macular, una enfermedad visual propia de las personas mayores.

 

LUTEÍNA

Funciona como un como un filtro solar natural ubicado en el fondo del ojo. Por eso, protege la vista de los efectos dañinos del sol y previene la pérdida visual que suele producirse naturalmente con el paso del tiempo. El ojo tiene una zona denominada mácula y es allí donde actúa la luteína; es el punto donde más agudeza visual tenemos, por lo tanto, la luteína es fundamental para una adecuada salud visual. Los principales alimentos que aportan luteína al ingerirlos son: espinacas, calabaza, tomate, pimiento, brócoli, maíz y verduras de hojas verdes crudas.

Cuidado con: el uso de suplementos de luteína, ya que un consumo sin control de suplementos puede ocasionar excesivas concentraciones de luteína, que si bien no se ha demostrado toxicidad, genera hipercarotenosis que se caracteriza por una pigmentación amarilla en la piel debido a que el exceso no es absorbido. Pregunta a tu especialista. Asimismo, no olvides completar tu dieta equilibrada con un poco de actividad física.

 

RECUERDA: Evita las dietas ricas en grasas saturadas, azúcares y proteínas, ya que se relacionan con el envejecimiento ocular prematuro.

 

Para que lo tengas en cuenta, resumimos

VITAMINA A

Tiene una relación directa con la función visual. Su carencia puede provocar disminución de la agudeza visual cuando oscurece, sequedad de la conjuntiva, inflamación de los párpados y ulceraciones en la córnea.
Se encuentra en la zanahoria, las espinacas, el tomate, la yema de huevo, el hígado, las verduras y los lácteos.

VITAMINA E

Es un potente antioxidante. Su combinación con la vitamina C, A y Luteína puede disminuir el riesgo de cataratas y degeneración macular.
Se encuentra en la manzana, el aguacate, la ciruela, el melón, el plátano, el tomate, y los espárragos.

VITAMINA C

Muy efectiva para reducir el riesgo de cataratas. Excelente antioxidante. La falta de vitamina C puede incidir en la aparición de degeneración macular asociada a la edad.
Se encuentra en frutas (sobre todo cítricos), tomates, melón, verduras de hojas verdes, col cruda

LUTEÍNA

Protege a los ojos de la radiación solar. Eficaz para la prevención de cataratas y DMAE.
Se encuentra en espinacas, calabaza, tomate, pimiento, brócoli, maíz y verduras de hojas verdes crudas.

RIBOFLAVINA B2

Conserva el estado de las superficies húmedas del cuerpo, como los ojos. Posición a la córnea y alivia la fatiga visual.
Se encuentra en: verduras, leche, levadura de la cerveza, harina integral.

 

Fuente: revista Consejos de la Fundación Salud Visual (www.funsavi.es)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.